El psicologo puede atender familiares

El psicologo puede atender familiares

¿Puede ir al mismo terapeuta que un familiar?

Este artículo fue escrito por Trudi Griffin, LPC, MS. Trudi Griffin es una Consejera Profesional Licenciada en Wisconsin especializada en Adicciones y Salud Mental. Ofrece terapia a personas que luchan contra las adicciones, la salud mental y el trauma en entornos de salud comunitarios y en la práctica privada. Ella recibió su Maestría en Consejería Clínica de Salud Mental de la Universidad de Marquette en 2011.

El asesoramiento o terapia familiar es un tipo de psicoterapia de grupo. Dirigida por un psicólogo o terapeuta licenciado, suele ser a corto plazo y puede enseñar a las familias a resolver conflictos y mejorar su comunicación. El asesoramiento familiar puede funcionar con todo el grupo o sólo con los miembros de la familia que lo deseen. Si te interesa este tipo de terapia, habla con tus seres queridos sobre la posibilidad de asistir. Después, busca un terapeuta adecuado y empezad a trabajar en vuestros problemas.

Este artículo ha sido escrito por Trudi Griffin, LPC, MS. Trudi Griffin es consejera profesional licenciada en Wisconsin especializada en adicciones y salud mental. Ofrece terapia a personas que luchan contra las adicciones, la salud mental y el trauma en entornos de salud comunitarios y en la práctica privada. Recibió su maestría en Consejería Clínica de Salud Mental de la Universidad de Marquette en 2011. Este artículo ha sido visto 30.045 veces.

  Porque no puedo llorar psicología

¿Puede un psicólogo tratar a un amigo

Todos empezamos la vida con una familia, ya sean parientes consanguíneos, padres adoptivos o una familia de acogida. Nuestras familias influyen en casi todos los aspectos de nuestra vida, desde nuestros primeros momentos hasta los últimos.  Las familias sufren muchos cambios a lo largo de la vida, por lo que es normal experimentar algunos problemas. El counselling puede ayudarle a superar estos momentos difíciles.

El asesoramiento puede ayudar a establecer los acontecimientos que han llevado a la familia a necesitar ayuda. Puede tratarse de acontecimientos vitales, transiciones o patrones repetitivos. Los problemas familiares pueden trazarse para mostrar su historia y desarrollo y permitir a los miembros sentirse más claros sobre los problemas y cómo pueden haber surgido, reduciendo la culpa.

También debería existir la oportunidad de definir las relaciones, tal como las personas se ven a sí mismas y como las ven los demás. Esto puede conducir a una mayor conciencia y perspicacia para permitir los cambios necesarios. También puede ofrecer la oportunidad de ver las capacidades y dificultades de que dispone el grupo familiar para hacer frente a los problemas y al cambio y cómo podrían utilizarse.

¿Puede un terapeuta tratar a un conocido

El asesoramiento familiar puede ser un reto único. Asesorar a un solo individuo con una fuerte personalidad puede ser bastante exigente; añada una o más personas a la sesión, y la situación puede volverse fácilmente difícil de manejar. Tal es el caso de las unidades familiares que buscan servicios de salud mental, ya sean parejas, padres primerizos o familias con conflictos entre hermanos. Considere las complejidades emocionales y mentales que puede presentar una persona, y luego considere esos problemas multiplicados por otros tantos miembros de la familia que asistan a la sesión. A pesar de que los asesores querrán obtener una imagen lo más honesta posible de la vida familiar, pueden verse aferrados a afirmar el control y las estructuras profesionales cuando las discusiones o los ataques personales amenacen con envolver la sesión.

  Los psicologos pueden recetar pastillas

Las familias vienen con sus propias dinámicas y formas de interactuar y comunicarse, ninguna de las cuales puede favorecer o ayudar a que las sesiones sean productivas. El trabajo del orientador consiste en disipar el potencial polvorín de emociones que es el asesoramiento familiar utilizando estrategias que ayuden a la familia a lograr cierto grado de cierre, comprensión o alivio.

¿Puede un psiquiatra tratar a miembros de una misma familia

... A un terapeuta o consejero se le puede pedir que asista a la boda, graduación o funeral de un paciente o ex paciente en particular. Aunque esto puede ocurrir con poca frecuencia, el terapeuta o consejero debe estar preparado para tal posibilidad. La petición del paciente o de su familia puede surgir de forma bastante inesperada. Entre las preguntas que suele hacerme el profesional de la salud mental están: ¿Está permitido? ¿Es legal? ¿Es ético? ¿Constituye una relación dual? ¿Podría meterme en problemas? A continuación examinamos estas cuestiones y preguntas.

  Los psicologos pueden recetar pastillas

Por lo general, no es obligatorio que un terapeuta o asesor asista a una celebración u otro acto en el que participe el paciente o su familia. Por lo tanto, los terapeutas o consejeros deben sentirse libres de rechazar respetuosamente una invitación para asistir a cualquier evento de este tipo, y normalmente pueden hacerlo de una manera que no sea insultante o hiriente para el paciente. Por otra parte, en opinión de este autor, la asistencia a un acontecimiento importante en la vida del paciente es generalmente permisible, legal y ética, si se hace de forma adecuada. Algunos profesionales, debido a su sistema de creencias y orientación, pueden querer asistir. Puede que quieran asistir debido a su larga y significativa relación profesional con un paciente en particular o para mostrar respeto por los deseos de la familia, o por otras razones apropiadas.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad