Historias de mujeres maltratadas psicologicamente

Sufrir en silencio: El abuso emocional de los hombres

Cuando mi ex pareja se salía con la suya, era maravilloso. Cuando no, me echaba la culpa a mí, fuera o no culpa mía. Si me enfadaba o le desafiaba, me decía que era débil y que no sabía lo que hacía.

Empecé a descubrir que desaparecía comida que creía haber comprado y él me decía que era estúpida. Llegaba a una cita que había reservado con antelación en la peluquería y descubría que se había cancelado. Me perdía las tardes de colegio porque las fechas que me habían dicho eran incorrectas. Pensaba que estaba perdiendo la memoria o la cordura.

Solía intentar excluirme cuando asistíamos a reuniones, susurrando para decirme que me fuera porque no era bienvenida. Si me enfadaba, me hacía creer que tenía problemas mentales y que estaba siendo demasiado sensible.

¿Cuál es un ejemplo de abuso mental?

Si tu pareja te critica constantemente por todo lo que haces, tanto lo grande como lo pequeño, estás sufriendo maltrato mental. Puede burlarse de su aspecto o de su ropa. También pueden restar importancia o menospreciar cualquier logro, ya sea personal o profesional.

¿Cómo se maltrata mentalmente a las mujeres?

El maltrato emocional y psicológico incluye sobre todo comportamientos no físicos que el maltratador utiliza para controlarte, aislarte o atemorizarte. A menudo, el maltratador lo utiliza para minar tu autoestima y tu autovaloración con el fin de crearte una dependencia psicológica de él/ella.

  Maltrato psicologico femenino

Más allá del interior - Ep 1: Mujeres divorciadas maltratadas psicológicamente

Sufría un trastorno de estrés postraumático por una agresión sexual anterior y mi pareja no paraba de gritarme "sal de tu estado de ánimo, deja de ser una jodida mocosa deprimida" y "sal de la cama, perezosa de mierda", lo que echaba más leña al fuego cada vez mayor.  Me aislé de todo el mundo y empecé a creer que era un ser humano inútil y lamentable. Me sentía atrapada, y lo estaba.    Mi agresión sexual me había obligado a dejar de trabajar y a depender totalmente de la pareja que lo estaba empeorando todo. No tuve más remedio que quedarme, porque no tenía nada ni a nadie.  Un año después, salí del armario como humana no binaria y transmasculina, cosa que no aceptaron, aunque sabían que no era precisamente una sorpresa dado todo lo que me había pasado. Continuamente me llamaban hembra, y que debía actuar como tal. Cambiar quién era me salvó la vida. Ahora soy libre, siendo quien siempre supe que era. Me dio la fuerza para despertarme, levantarme y decir NO MÁS.

Me llamaba "vaca gorda" o "vaca gorda estúpida". Cuando hablaba de la actualidad, lo hacía. El abuso verbal empezó como un control progresivo, ya que revisaban a mis amigos de "MySpace" y me interrogaban sobre todos mis amigos varones para ver si me había acostado con ellos.    Luego se convirtieron en insultos sobre lo que llevaba puesto, el brillo de labios, los brotes. Luego progresó a "no hables a menos que te hablen" y "nadie te querrá nunca". El abuso verbal era constante y cada vez mayor. Al principio, luchaba durante horas, pero con el tiempo, a medida que mi autoestima se iba minando, me rendía y lo aceptaba.    Estos abusos me alejaron de mí misma, de mi familia y de mis amigos. Me causaba miedo, ansiedad y devastación constantes. Ahora hablo abiertamente de ello y me he convertido en defensora de los demás.

  El acoso moral el maltrato psicológico en la vida cotidiana

Una superviviente de abusos emocionales comparte las señales de alarma que pasó por alto

La violencia doméstica se refiere a los casos en que un familiar, conocido u otra persona abusa de ti de forma física, sexual o emocional. La violencia doméstica suele producirse en el hogar, pero también puede ocurrir en cualquier otro lugar. Mucha gente piensa que la violencia doméstica es violencia física, es decir, abusos sexuales o palizas. Pero la violencia doméstica tiene varias formas: ser insultado, maldecido, amenazado o controlado también es violencia doméstica. Y también lo es el acecho, es decir, ser seguido y vigilado por alguien.

Si eres víctima de violencia doméstica, recuerda que no estás sola. Los estudios demuestran, por ejemplo, que una de cada cuatro mujeres en Alemania sufre violencia doméstica. Para muchas víctimas es difícil compartir sus experiencias con la policía o en un centro de asesoramiento. Muchas víctimas se avergüenzan y esperan que la situación cambie, que la persona violenta acabe por calmarse y abandone su comportamiento abusivo. En la mayoría de los casos, sin embargo, la gravedad y la frecuencia de la violencia aumentan con el tiempo, y los intervalos entre los distintos brotes de violencia son cada vez más cortos.

Maltrato psicológico: atrapado en relaciones perjudiciales

Puede ser difícil reconocer el maltrato emocional, ya que puede ser insidioso. A menudo, las relaciones comienzan con el agresor mostrándose encantador y atento, y el abuso emocional se va introduciendo gradualmente con el tiempo. Por ejemplo, puede mostrar un interés especial por tu forma de vestir y hacerte cumplidos sobre determinadas prendas para animarte a vestir como a él le gusta, pero estos cumplidos pueden convertirse en pullas y en insultos descarados si no accedes. Pueden compensarlo con regalos o disculpas, pero luego vuelven a hacer lo mismo. También pueden disfrazar su comportamiento controlador de gestos románticos, lo que dificulta que entiendas lo que está ocurriendo.

  Maltrato psicológico infantil por parte del padre

Muchas personas que sufren maltrato emocional no creen que su pareja pueda llegar a ser violenta, pero independientemente de si hay violencia física o no, el maltrato emocional puede causar daños psicológicos a largo plazo, como baja autoestima y depresión.

00.00 - ¿Cuándo supo por primera vez que algo no iba bien en la relación? 01.34 - Abuso económico y control coercitivo04.06 - ¿Cuál fue el punto de inflexión para usted? 05.24 - Abandonar la relación07.38 - Asuntos judiciales, vivienda y visados09.15 - ¿Cuál fue la parte más útil del apoyo que recibió? 10.25 - ¿Cuál es su mensaje para otras víctimas?

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad