Como dejar de ir al psicologo

Como dejar de ir al psicologo

Finalización brusca de la terapia

Ir a terapia ya es bastante difícil para los adultos. El estigma, el miedo y la incomprensión de cómo funciona la terapia a veces impiden que muchos de nosotros cojamos el teléfono y pidamos la primera cita. Además, la terapia es un trabajo duro. A menudo requiere revelar nuestras vulnerabilidades, profundizar en retos difíciles, cambiar patrones de comportamiento poco saludables y aprender nuevas habilidades.

Así que no es de extrañar que los niños tampoco quieran ir. Esta resistencia aumenta cuando no entienden cómo funciona la terapia. Muchos niños tienen miedo o están nerviosos de ir a terapia, especialmente si tienen la creencia de que tienen problemas o de que no deberían tener los sentimientos que experimentan.

Entonces, ¿cómo puede hacer que su hijo participe en la terapia cuando ése es el último lugar donde quiere estar? Es importante llegar al fondo de por qué su hijo se resiste e intentar hacerle cambiar de opinión. Comprender las razones por las que su hijo se resiste le ayudará a adaptar su respuesta. Convencer a los niños mayores de que hagan algo que no quieren es, cuando menos, difícil. A medida que su hijo crece, sobre todo durante la adolescencia, quiere -y, desde el punto de vista del desarrollo, necesita- tener más control e independencia.

  Ir al psicologo por ruptura amorosa

No creo que mi terapeuta me esté ayudando

No es por ser dramática, pero siento que preferiría romper los lazos con una pareja romántica 50 veces seguidas que terminar las cosas con las personas antes mencionadas. Personalmente, me he encontrado en tres situaciones en las que me he dado cuenta de que la relación con mi terapeuta no me servía, y no me enorgullece decir que las he dejado plantadas todas las veces. Filtré sus llamadas, bloqueé sus números, fingí que me mudaba... cualquier cosa en lugar de ser sincera sobre cómo ya no quería verlos.

Hay muchas razones válidas para dejar de ver a un terapeuta en particular. Tal vez no estés conectando o tal vez tu terapeuta esté haciendo más mal que bien en tu vida. En mi caso, era una mezcla de ambas cosas, pero seguía sintiéndome incómoda siendo sincera sobre cómo me sentía. ¿Cómo es posible que me sienta menos incómoda al romper con mi pareja -cuyos sentimientos probablemente se verían más heridos porque está saliendo conmigo- que al romper con un terapeuta?

"Debido al miedo, al 'papel de experto' o a la 'autoridad' que tiene el terapeuta durante una sesión, el cliente puede sentirse intimidado, avergonzado o simplemente no tener el lenguaje necesario para terminar la relación de forma saludable", explica Rachel Freemon Sowers, LMFT. Dicho esto, los terapeutas reales con los que he hablado sobre este fenómeno me han asegurado que romper con tu terapeuta no tiene por qué ser desalentador o imposible. Aquí tienes sus consejos para hacerlo de forma fácil y saludable.

  Motivos para ir a un psicologo

Banderas rojas en los terapeutas

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

Si ha desarrollado sentimientos románticos hacia su terapeuta, no está solo. De hecho, es algo común que los profesionales están capacitados para manejar. Además, es comprensible: La terapia es un proceso íntimo que ofrece tres cualidades clave de una relación sana: accesibilidad, receptividad y compromiso emocional.

Si a esto le añadimos la seguridad y la aceptación inherentes a este entorno, el terapeuta puede parecer muy atractivo, sobre todo si no se dan estas circunstancias en otras partes de la vida. Esto es lo que debe hacer si cree que se está enamorando de su terapeuta.

En primer lugar, reconoce que no estás loco ni te da vergüenza enamorarte de tu terapeuta. El término fue acuñado por el psicoanalista Sigmund Freud en sus Estudios sobre la histeria, publicados en 1895.

  Como saber cuando ir al psicologo

Cómo terminar la terapia con un cliente

¿Le asusta la idea de acudir a un terapeuta? ¿Te pone nervioso confiar en un desconocido o que la gente se entere de que tienes problemas? Es comprensible sentirse inseguro. Tal vez nunca hayas acudido a un terapeuta. O tal vez hayas recibido tratamiento y no haya sido una buena experiencia. A veces es difícil hablar de tu salud mental, y no pasa nada. Los consejeros están ahí para ayudar y saben que puede ser difícil empezar.

En esta guía, repasaremos algunas de las razones por las que no quieres ir a terapia. A continuación, conocerá las mejores situaciones para la autoayuda y la terapia. Tendrá una mejor idea de cómo abordar sus problemas y obtener la mejor solución para usted.

Pedir ayuda a un terapeuta puede ser lo más fuerte que puedas hacer. Si no sabes mucho sobre la terapia, es normal que tengas dudas. Aunque entienda por qué la necesita, la idea de hablar con alguien puede ponerle nervioso. A continuación veremos algunas de las razones más comunes por las que puede tener miedo de ir a terapia.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad