Como hacen los psicólogos para no llorar

Como hacen los psicólogos para no llorar

¿Llorar en terapia es un avance?

Es seguro decir que el año 2020 nos dio más que suficiente para llorar. Sin embargo, incluso antes del año pasado, parece que llorábamos con bastante frecuencia. Los investigadores señalan que, de media, las mujeres estadounidenses lloran 3,5 veces al mes, mientras que los hombres estadounidenses lo hacen unas 1,9 veces al mes. Estas cifras pueden tomar a algunos por sorpresa, sobre todo porque nuestra sociedad ha considerado a menudo el llanto -sobre todo el de los hombres- como un signo de debilidad y falta de resistencia emocional.

El llanto es un fenómeno exclusivo de los seres humanos, y es una respuesta natural a una serie de emociones, desde la tristeza y el dolor profundos hasta la felicidad y la alegría extremas. Pero, ¿es el llanto bueno para la salud? La respuesta parece ser afirmativa. Los beneficios médicos del llanto se conocen desde la época clásica. Los pensadores y médicos de la antigua Grecia y Roma postulaban que las lágrimas funcionan como un purgante, que nos drenan y purifican. El pensamiento psicológico actual coincide en gran medida, destacando el papel del llanto como un mecanismo que nos permite liberar el estrés y el dolor emocional.

Llorar por primera vez en terapia

Este artículo analiza los motivos inter e intrapersonales para la regulación del llanto, y presenta los resultados ilustrativos de una encuesta en línea (N = 110) que explora por qué y cómo las personas regulan el llanto en su vida cotidiana. En consonancia con la teoría actual sobre la regulación de las emociones y el llanto (por ejemplo, Vingerhoets et al., 2000), proponemos que el llanto emocional se regula utilizando tanto técnicas centradas en el antecedente que apuntan a la emoción subyacente como técnicas centradas en la respuesta que apuntan al acto de llorar en sí. De hecho, los encuestados informaron de que habían utilizado tanto estrategias centradas en el antecedente como en la respuesta para aumentar o disminuir su llanto. Los motivos para la regulación del llanto pueden ser tanto inter como intrapersonales y pueden servir tanto a motivos inmediatos, de placer, como a motivos futuros, de utilidad (Tamir, 2009). Nuestros hallazgos sugieren que los intentos de regulación a la baja son a menudo impulsados por motivos interpersonales (por ejemplo, la protección del bienestar de los demás, la gestión de la impresión), además de los motivos intrapersonales, tales como el mantenimiento del bienestar subjetivo, mientras que los intentos de regulación al alza son impulsados principalmente por motivos intrapersonales. Para seguir avanzando se necesitan metodologías para manipular o seguir los motivos y estrategias de regulación en los episodios de llanto en tiempo real.

  Los psicologos hacen juramento hipocratico

Hice llorar a mi terapeuta

Recuerdo que una vez, cuando estaba en la escuela primaria, vimos una película sobre una niña y su caballo, y ella amaba al caballo. Y cuando el caballo murió, sollocé tanto que la maestra me preguntó si estaba bien.

  Los psicologos hacen juramento hipocratico

Y esa escena de Soy leyenda cuando muere el perro, lloré feo, con mocos y todo, en el cine. Odio los libros y las películas con animales porque siempre mueren, y eso me hace sollozar. ¿De quién es la idea de hacer que los niños lean Donde crece el helecho rojo y Old Yeller y todos los demás libros en los que muere el perro?

Pero obligarse a no llorar tiene un coste. Tienes que hacer algo para suprimir esa emoción, para sofocar ese sentimiento. Es decir, en un nivel básico, tratar de no llorar cuando me siento triste me da dolor de cabeza. Se te pone la cara tensa. Es como si tuvieras que apretar.

Es decir, la gente habla de llorar usando palabras como "me he derrumbado". O se disculpan: "Siento mucho haber llorado". Pero yo veo mi capacidad de sentir como un don y una de mis fortalezas, y llorar es una forma de expresar esa fuerza. Y cuando abandono la lucha contra ello, en realidad soy mucho más resistente y fuerte mentalmente a largo plazo.

Llanto incontrolable en terapia

Soy psicóloga, y parte de mi trabajo consiste en ayudar a los clientes a llegar a un punto en el que puedan volver a tener esperanza, en el que hayan resuelto sus problemas, sepan cómo superar su ansiedad o depresión y ya no se sientan consumidos por el dolor o las interminables preocupaciones.

  Los psicologos hacen juramento hipocratico

Pero en el caso de este cliente en particular, encontrar la esperanza parecía imposible. Le habían diagnosticado un cáncer en fase avanzada y había acudido a mí para aprender a afrontar la noticia de su inminente muerte. Durante cada sesión, me sorprendía la abrumadora tristeza que sentía al ver que su salud se desvanecía. En los pocos meses que habíamos trabajado juntos, se había debilitado visiblemente y estaba más demacrado. Cuando me reveló que su oncólogo le había dicho que su tratamiento había dejado de funcionar, mis ojos se llenaron de repente de lágrimas.

En efecto, lo estaba. Me sentí mortificada. Y lo que es peor, me preocupaba haber saboteado su tratamiento. Sabía con certeza que había hecho algo tabú: llorar en terapia está bien, pero se supone que el terapeuta no debe ser quien lo haga.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad